Un golpe de Humildad y grito de lucha

Trabajando en 2010

Citando a Bertolt Brecht:

“Hay hombres que luchan un día y son buenos.
Hay otros que luchan un año y son mejores.
Hay quienes luchan muchos años, y son muy buenos.
Pero los hay que luchan toda la vida: esos son los imprescindibles.”

Mi realidad es que estoy en un momento de cambio, terminando un proyecto, un ritmo de vida, pues he tenido la valiosa oportunidad de aportar con mi trabajo en otro país, de vivir y convivir con otra cultura, de lo cual me llevo miles de aprendizajes.

Y pareciera broma, pero en esta semana me mandaron una foto de mi trabajo formal, que le dio giros a mi mente.



Esta fotografía tomada por uno de mis compañeros y amigos en ese trabajo es parte de grandes recuerdos de 2010, de un trabajo que me genero dificultades, complicaciones, pero de las cuales aprendí mucho, hoy vuelvo a recordar que la humildad lo es todo, re-aprender al no olvidar de donde vengo y que caminos hemos librado.

Mi querido estadio Azteca, donde tuve la desgracia de chocar un par de autos, un trabajo que era una chinga de sol a sol, bajo la lluvia e inclemencias del clima, ese trabajo que logró que mi moral y autoestima fuera retada (“siendo acomodador de autos con titulo” parafraseando a mi padre), donde algunas veces no quería levantarme para ir a trabajar.

Sin embargo, al final fue un trabajo digno que dejo mucho en mi, donde agradezco a los compañeros, amigos que estuvieron en esa fase de mi vida y que me enseñaron tanto.



Que me enseñaron la humildad de trabajar, de ganar con mi esfuerzo, de tener una buena cara hacia el cliente, o las personas, aun cuando estas pueden ser muy rudas o incluso ofensivas, donde aprendí que sin importar el clima somos capaces de hacer actividades, de cumplir con nuestro trabajo y nuestras metas.

Pues bien, ahora en este momento de cambio, veremos de que soy capaz nuevamente, ya que es tiempo de crear este nuevo proyecto, de formar este nuevo camino sin olvidar la humilda, saber que no es la primera vez que inicio un nuevo proyecto, un nuevo trabajo, o un nuevo ritmo y estilo de vida.

No hay nada más que decir que: Voy a continuar luchando toda la vida.



Comentarios

Autor entrada: Axel Abraham V